viernes, 9 de enero de 2009

Juan Jacobo y las Luces (J. Espejo)


Siguiendo la estela argumentativa que inaugurara Kaltofen en su Por trescientos reales, esta novela se ocupa de narrarnos la existencia de un joven alemán que, forzado por las circunstancias, se vio obligado a viajar a España y establecerse como colono en Cañada Rosal, entonces aldea de la colonia de La Luisiana. Ahora bien, al contrario que aquel, Jesús Espejo prefiere centrarse sobre todo en la etapa anterior al inicio del viaje; una decisión que confiere a la novela un marcado interés. Es de sobra sabido que si aún desconocemos muchos aspectos de la vida de los colonos en los primeros años de la colonización, menos aún es lo que sabemos de sus trayectorias vitales, venturas y desventuras antes de pasar a ser colonos.

Su argumento es ciertamente muy interesante, sobre todo porque el protagonista no es el colono que, en principio, esperaríamos; sino un joven impresor con un nivel cultural bastante elevado y muy influenciado por las ideas ilustradas que en su época circulaban por Francia. Éste debió enfrentarse a distintos episodios, siendo los más destacados aquellos que se derivaron de haberse enamorado de la hija del barón de Perchel, a quien el protagonista, llamado Juan Jacobo, servía como secretario en su residencia, que estaba próxima a la ciudad de Metz.

Ahora bien, junto a estas virtudes, la obra también cuenta a nuestro juicio con un defecto: el ritmo de la narración se acelera a medida que su final se acerca. Realidad que da lugar a que los detallados escenarios y perfiles de los personajes del comienzo, se sustituyan al final por descripciones parcas y una excesiva aceleración y profusión de sucesos.

ESPEJO ÁLVAREZ, Jesús, Juan Jacobo y las Luces. Historia de un colono ilustrado, Sevilla, Diputación de Sevilla y Ayuntamiento de Cañada Rosal, 2003, 125 pp.; 21 cm.