jueves, 24 de marzo de 2011

La ruta de los molinos (Francisco Tubío Adame)


Desde hace poco, contamos con una guía que nos ofrece un itinerario por los molinos aceiteros de la colonia de Fuente Palmera, y por los emplazados en las proximidades de su término, usados habitualmente por sus vecinos en el tránsito de los siglos XIX al XX para la molienda de sus cosechas.

En esos años, la mitad de su término municipal estaba dedicado al olivar, haciendo imprescindible una elevada cantidad de este tipo de instalaciones industriales. Este cultivo, cuya primera presencia en Fuente Palmera se debió a la iniciativa del comandante Antonio Cerón de sembrar noventa aranzadas, alcanzó un notable éxito en la segunda mitad del siglo XIX, ayudado por el impulso que la Intendencia de las Nuevas Poblaciones le dio durante el gobierno de Pedro Polo de Alcocer con el establecimiento de los pagos de La Jara, El Horcajo y Cañada Hermosa.

De este modo, en la guía se hace un recorrido por un total de quince molinos a través de dos rutas, que se conciben con un enfoque didáctico al recurrirse al diálogo con el colono Nicolas Claudel, conocido por el apodo de Lebuen. La primera se desarrolla casi por completo por término colono (molinos de San Roque, Timoteo, Santa Magdalena,…), mientras que la segunda se centra en molinos emplazados en tierras de Écija (Agustinos, Cantalapiedra, Eslava,…).


TUBÍO ADAME, Francisco, La ruta de los molinos, Córdoba, Diputación de Córdoba y Ayuntamiento de Fuente Palmera, 2011; 40 pp., 21 cm.